¿A quién me dirijo? ¿a los que están bien? ¿a los que sufren? ¿a todas las personas que están trabajando por nosotros?  ¿soy optimista? ¿sentimental? ¿critico? ¿superficial? ¿transcendente? ¿doy consejitos ya manidos sobre la importancia de las rutinas en estos días de encierro? ¿recomendaciones para parejas confinadas? ¿diserto sobre la sexualidad y el encierro? ¿uso el humor? ¿no?¿qué digo?

Todo me parece mal y bien. Todo vale y todo es inútil.  Se me ocurren mil maneras de empezar y ninguna de terminar.

Me viene a la cabeza la imagen de los westerns que veía de pequeño, esa escena mil veces repetidas donde los hombres se liaban a puñetazos en el bar y se rompían los unos a los otros las botellas de wiski en la cabeza. Tengo una pelea aburridísima en la cantina de mi cerebro. La escena tiene que terminar.

Tengo que elegir el tema. Elijo: Voy a hablar el deseo de estar vivo, de la diferencia entre la necesidad y el deseo, y sobre  el poder curativo de la belleza.¡Vamos!

¿SOMOS LÍQUENES U ORQUÍDEAS?

 

Si tuviera que representar la belleza y el deseo de estar vivo, elegiría la imagen del liquen pegado a la piedra. El liquen representa en la naturaleza la cabezonería de seguir viviendo.

Quizás sea solo cosa mía, pero en los líquenes soy capaz de ver una belleza extrema. Veo perfección, dignidad y lucha.

Hay mucha belleza en necesitar tan poco. Y si se te detienes a mirar las distintas especies cada una nos regala formas y colores propios de los mejores genios del arte abstracto.

¿A qué nos parecemos más las personas? ¿A los líquenes o las delicadas orquídeas?

Muchas veces los contextos acomodados nos hacen creer que somos orquídeas, hasta que sucede algo que nos recuerda nuestra verdadera esencia, podemos vivir como líquenes.

Paradójicamente el ser humano tiene una fuerza sobrehumana. Es superviviente, se adapta y aguanta más dolor de lo que él mismo pudiera creerse.

Tenemos un instinto que nos hace agarrarnos a un madero en mitad del océano, o saltar vallas si tenemos hambre o miedo, o a seguir con la vida después de la muerte de un ser querido.

Conclusión: somos líquenes.

¿DESEOS O NECESIDADES?

 

Pensamos que necesitamos un montón de cosas que no necesitamos realmente: como los yogures con bífidus o las liposucciones.

El problema es que confundimos el deseo con la necesidad.

El ejemplo que suelo emplear en consulta es que tu cuerpo NECESITA agua, otra cosa es que DESEEMOS que esté fresquita.

Necesitamos la luz del sol por lo de la vitamina D, pero no tomar el sol a 8000 km de nuestras casas con una piña colada en la mano.

No necesitamos casi nada.

Me vienen a la cabeza miles de ejemplos, pero os animo a ver la película “La noche de 12 años”, que relata como José “Pepe” Mujica, ex-presidente de Uruguay, sobrevivió a 12 años de aislamiento, hambre y tortura.

Por pura decencia debemos pensar en millones de personas del tercer mundo o de nuestros barrios más humildes que saben de qué estoy hablando. Se busca comida y no tener frío. Y ya.

Yo no sé qué es tener hambre o no poder poner la calefacción. Soy un afortunado. Un burgués. Sería obsceno quejarme. Los míos están bien y mi situación es de privilegio.

Conclusión: Somos un saco sin fondo de deseos, pero realmente sobrevivimos con muy poco.

 

UNA INVITACIÓN A LA BELLEZA.

 

Me arriesgo, y después de decir lo que acabo de decir, y pudiendo hablar de mil temas quiero hablar de la belleza como bálsamo o medicina para estos tiempos aciagos.

Confucio decía que “Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla”.

Le doy la razón en la primera parte de la frase y se la quito en la segunda, porque creo que se puede aprender a ver la belleza.

Y si te cuesta verla, te animo a buscarla: La belleza siempre está.

Está en los líquenes, en la música, en los libros, en un metro cuadrado de naturaleza, en un olor, en las manos de tu abuela, en lo bien alicatado que está tu baño, en aire que entra por la ventanilla de tu coche …está.

Todo es interesante, todo puede ser bello si sabemos buscar el ángulo adecuado.

 

LA BOLSA DE PLÁSTICO.

 

Dice él: ¿Quieres ver lo más bonito que he grabado en mi vida?

“Era uno de esos días en que está a punto de nevar… y el aire está cargado de electricidad. Casi puedes oírla. ¿Verdad? Y esa bolsa estaba bailando… conmigo… como un niño pidiéndome jugar, durante quince minutos. Es el día en que descubrí que existe vida bajo las cosas y una fuerza increíblemente benévola que me hacía comprender que no hay razón para tener miedo jamás. El vídeo es una triste excusa, lo sé, pero me ayuda a recordarlo; necesito recordarlo, a veces que hay tantísima belleza en el mundo que siento que no lo aguanto, y que mi corazón se está derrumbando”

Solo por ver esa bolsa de plástico bailar con el viento, merece la pena estar vivo. Si además alguien te mira y te escucha como lo hace ella, eres una persona muy afortunada.

HABRÁ VACUNA Y SOLUCIONES.

 

Usando un recurso cinematográfico en este artículo la pantalla se pone en negro y se lee el texto de: 

seis meses después o un año después.

Hemos pasado la época de la supervivencia, pasará la cuarentena o la ochentena y volvemos a la vida tal y como la conocemos. Lo mismo me equivoco, pero esto no es el fin del mundo.

Volveremos a tomar cervezas y cocacolos en las terrazas, y nos olvidaremos de todo.

Volveremos a llenar nuestro saco de deseos.  Yo incluido.

La vida, con su cara y su cruz, se volverá a abrir paso. Y en la estepa los líquenes tapizarán las rocas, amarillos, verdes, blancos…cabezones y hermosos.

Las bolsas de plástico volverán a bailar en el cielo.

Elijo pensar que todo va a salir bien y que la belleza siempre estará.

Afirmo que la belleza cura. Búscala.

#MEJOR POR VÍDEO LLAMADA

Un gran cambio siempre se inicia con un pequeño gesto.
The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.
Comparte: