Decidir es nuestra agridulce condena. Siempre decides; no decidir también es una decisión.

El acto de “no hacer nada”no deja de ser una opción más, una posibilidad, también legitima, del abanico. La “no conducta” es conducta.

¡Vamos a promocionar el negocio!

NO VAYAS AL PSICÓLOGO

Empezamos bien. 😊

No vayas cuando los pros y los contras de las OPCIONES están empatados.

Si la lista de lo bueno y lo malo está equilibrada has de fiarte de lo que te dice la nariz, de tu séptimo sentido.

A veces no hay ni que hacer lista. Simplemente es darse permiso para responder con sinceridad a qué te huele cada opción.

Todos tomamos decisiones sin llegar nunca a tener claro si acertamos o no. La buena o mala noticia es que jamás sabremos qué hubiera pasado si hubiéramos hecho una cosa o su contraria.

Si te paras a pensar, estresarse por el miedo a equivocarse es irracional, ya que no podemos validar o no lo acertado de la decisión.

Quizás estas situaciones son las que menos deberían preocuparnos por eso de ahorrar energía.

Este tipo de cuestiones no suelen llegar a consulta, y me parece bien. Si llegan deberíamos mandar a la persona a su casa por eso de no promover la imagen de que los psicólogos somos unos sacaperras.

 

HOMER Y EL SOFÁ DE CONFORT

La tendencia cuando existe ambigüedad entre las ventajas y los inconvenientes es a quedarse en la zona de confort.

Imagina a Homer Simpson en calzoncillos tumbado en el sofá viendo dibujos animados, rodeado de cerveza, y patatas fritas, haciendo pis en una botella.

Hace lo que sabe hacer, lo que no le da miedo, lo que menos cansa. Está en su sofá de confort.

Un ejemplo de esta situación sería tener un trabajo que no te vuelve loco, pero que está bien pagado y cerca de casa, y te ofrecen otro, algo más lejos, un pelín mejor pagado y moderadamente estimulante.

La tendencia estadística y refutados estudios de la Universidad de Massachusetts (que me invento) es quedarse con lo malo conocido.

¡Qué cada uno haga lo que le dé en la nariz!

Haz lo que te diga tu séptimo sentido, el sexto no….ya sabes que pasará.

Ahora sí, vamos a promocionar un poco el negocio, que tengo que terminar de pagar el Lexus. (Los que me conocéis sabéis que tengo un Polo del 2004)

LLÁMAME CUANDO LA MEJOR OPCIÓN LA  TENGAS CLARÍSIMA

Llama a MIGUEL ROA PSICÓLOGO cuando sabes qué tienes que hacer y no lo haces.

La gente que te quiere te dice lo que tienes que hacer, y no lo haces.

Sabes que no hay otra salida para ser feliz, y no lo haces.

Como decía el anuncio: cuate, aquí hay tomate.

Paradójicamente poner en marcha lo que deseamos suele ser estresante y traumático para algunas personas.

La culpa, el narcisismo, el miedo a equivocarse, no querer sufrir a corto plazo,  identidades sacrificiales, …son factores que pueden impedir alcanzar tus sueños.

Dejar una relación, un trabajo, confesar una infidelidad…pueden llevarnos años de sufrimiento, porque no somos capaces de vencer el vértigo ysaltar desde el trampolín, girar la llave de contacto y poner carretera de por medio, entre el tedio y la aventura.

UNAS POCAS PALABRAS BASTARÍAN PARA SANARTE

Muchas situaciones sin sentido se pueden solventar diciendo una frase que abriría todas las puertas, pero que se queda atrapada en la boca, encasquillada sin poder salir.

Me viene a la cabeza la película El ángel exterminador de Luis Buñuel, donde los personajes invitados a una fiesta se quedan atrapados en una mansión que tiene las puertas abiertas. Es algo así, solo hay que atravesar la puerta y salir, para poner fin a la angustia. Es surrealismo en estado puro. Desde fuera todo es absurdo. No es un juicio, es una descripción. Saben dónde está la puerta, pero no pueden. Saben que deben atravesar el Rubicón.

Algunos clientes relatan años donde la frase: “me quiero separar” se queda a vivir en el espacio entre la lengua y el paladar, la saborean, pero no terminan de tragarla o esculpirla.

Casi siempre tiene que ver con “dejar marchar algo”, un amor, un trabajo, un estilo de vida, un amigo que no te hace bien…

Escucho:

Si yo sé que tengo que dejar a mi mujer, pero no soy capaz.

Este trabajo me está destrozando.

Cada vez que quedo con mi amigo fulanito, me deprime, me quita las ganas de vivir.

El médico me ha dicho que tengo que dejar de fumar, pero solo de pensarlo entro en pánico.

 

ATRAVESAR EL  RUBICÓN

En la medianoche del 11 al 12 de enero del año 49 a.C., Cayo Julio César cruzó el Rubicón.

El rio Rubicón separaba la Galia Cisalpina e Italia. El Senado romano había declarado sacrílego y parricida a aquel que con una legión osara dirigirse a Roma. El gesto hizo que la historia cambiara.

A veces la terapia breve, se dirige a ese objetivo, a travesar el Rubicón, a cambiar la historia de nuestras vidas.

Si tienes miedo de hacer lo que sabes que tienes que hacer, llámame y hablamos. Las puertas de Skype están abiertas.

 

¿TE DECIDES?

Un gran cambio siempre se inicia con un pequeño gesto 

The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)