Soy “Miguel Roa Psicólogo” y estoy enamorado de la Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones.

El teléfono no paraba de sonar (*), la gente me paraba por la calle (**), periodistas de todas las cadenas me pedían entrevistas (***). Finalmente he decidido escribir este artículo respondiendo a las cuatro preguntas que todo el mundo me hace :

(*) es broma, (**) también y (***) sí.

• ¿No hablas de estas cosas tan serias con demasiado cachondeo?
• ¿10 sesiones de Psicoterapia Breve son suficientes para cambiar?
• ¿Por qué eres fan de la Psicoterapia Breve?
• ¿Psicoterapia Breve? Es que lo me pasa a mí es muy fuerte.

Te confieso que aquí no lo cuento todo; pero el artículo merece la pena, te lo digo porque lo he escrito yo y me lo he leído casi entero, dos veces.

¿No hablas de estas cosas tan serias con demasiado cachondeo?

Sí…y la verdad es que me contengo. Se me ocurren mil bromas que hacer, pero no me atrevo a hacerlas, no sea que pienses que no soy un buen profesional o que no voy a tomarme en serio tu sufrimiento.

Si fuera menos tímido, en vez de psicólogo, no me hubiera importado ser monologuista en el Club de la Comedia.

Creo que la sonrisa, la risa, el guiño, la complicidad, la inteligencia del que se ríe de si mismo y de lo más sagrado, son gestos terapéuticos y propios de una mentalidad saludable.

El humor es parecido a subir a una montaña, te permite ver las cosas desde otro punto de vista.

Dice un proverbio japonés: «El tiempo que pasamos riendo es tiempo que pasamos con los dioses.»

El padre o la madre que entre risas te confiesa que a veces tiraría a sus hijos por la ventana, está más sano mentalmente que aquel que dice adorar a sus hijos, pero los machaca con “su amor” y su sobreprotección desde la mañana a la noche.

Cuando un adolescente consigue traducir su dolor –la adolescencia duele– y lo transforma en una risa o en una frase de cinismo adulto, es en ese momento, cuando empieza a remitir el sufrimiento. Empieza a entender quién es y lo qué le está sucediendo, y lo que es aún mejor, empieza a atisbar que es lo que le  espera.

Este es mi trabajo, que la vida no duela, o al menos, que duela menos.

¿10 sesiones Psicoterapia Breve son suficientes para cambiar?

Imagina que nos vemos 10 veces cada 10 días. Eso nos da un total de 100 días para trabajar.

Entre sesión y sesión tienes tareas o deberes que te mandaré. Si pasan 10 días entre sesión y sesión y estas despierto el 50% del tiempo, tienes doce horas diarias, por diez días… me llevo una… son 120 horas para trabajar el cambio entre cita y cita.

• ¿Imagina que sucedería si no te pusieran una fecha para hacer un examen? ¿Te vas a poner estudiar hoy?
• ¿Cuándo empezaríamos la dieta si no tuviéramos una fecha de inicio? ¿Mañana? ¿En el 2019? ¿Cuándo pase agosto? Sí. Sí.
Quiero mejorar la relación con mi marido (Uno de estos días, en los próximos quince años).

Cien días si lo piensas es mucho tiempo para Sentir, Pensar y Actuar (SPA).
Son mis tres verbos preferidos: Hay que pensar sobre lo sentido, y actuar en consecuencia.

Parece fácil, pero en ocasiones necesitas alguien que te acompañe con formación adecuada y experiencia. Alguien que sepa hacerte las preguntas adecuadas, que en ocasiones son tan obvias, que resultan extrañas.

Me gusta pensar en la psicoterapia breve como un viento nuevo que te permite cambiar el rumbo. Realmente siempre estamos cambiando, pero en ocasiones necesitamos que nos ayuden a encontrar una dirección, después el camino lo debemos recorrer solos.

No tiene sentido pasarse años caminado de la mano de un psicólogo.

¿Por qué eres fan de la Psicoterapia Breve?

Te escribo en plan telegrama.

• Creo que: lo bueno, si es breve, dos veces bueno.
• Puedo partir de una fecha de inicio, y una de fin, y esa es la única manera de construir un plan. Vivir se parece más de lo que parece, a un plan para atracar un banco.
• He comprobado que es un modelo tan eficaz como otras terapias más largas.
• Me da tranquilidad decirte cuánto dinero vas a invertir-como máximo-.
• Podemos establecer un objetivo factible y concreto. Mi eslogan es Un lugar a donde ir.
• Siempre se produce un cambio, normalmente a mejor.
• La psicoterapia breve funciona en gran variedad de situaciones y problemas.
• La psicoterapia breve se adapta perfectamente a la intervención individual, de parejas y de familias.
• Nos permite ser directos y claros entre pacientes y terapeutas.
• Es genial hablar con naturalidad y como adultos: ¿Qué quieres hacer con tu vida? ¿Cuánto cuesta? ¿Cuánto dura?
• La relación terapéutica es cercana. Soy cercano. Es lo mejor para no gritar.
• Podemos centrarnos en el presente y buscar soluciones.
• Puedes ser el protagonista de tu vida. Tú mandas, tú trabajas para…
• Los procesos de trabajo son creativos. Cada caso y solución es único.
• La psicoterapia breve tiene un enfoque sistémico y eso me gusta. Somos parte del problema y de la solución.
• Ayudo a construir narrativas positivas de lo que nos sucede.
• Me siento cómodo y coherente haciendo Psicoterapia Breve.

¿Psicoterapia Breve? Es que lo que me pasa a mí es muy fuerte.

Es normal que dudes. Puede ser que tengas la sensación de que lo que te sucede a ti o a una persona que conoces es muy grave, que necesita mucho tiempo, y mucha ayuda….

Dudar es una gran virtud. Incluso está bien que dudes una vez hayas terminado de leer.

La psicoterapia breve no es para todo el mundo, del mismo modo que la cocina peruana, extremeña o canadiense no le gusta a cualquiera.

Para que algo funcione, y hablo en términos de psicología, es necesario que los pacientes tengan un cierto grado de fe en el método y una muy buena relación con el profesional. Es necesario confiar, es necesaria la simpatía y el sentido del humor.

Thomas Emmenegger, psiquiatra y  jefe de servicio de la Organización Sociopsiquiátrica del cantón de Ticino, Suiza, afirma que “Lo que cura es el afecto: no hay terapia sin simpatía”.

Hay estudios que apuntan que lo curativo en la terapia es la relación con el terapeuta, aunque no hace falta ningún estudio para demostrar esto.

Imagina una técnica terapéutica perfecta y validada como eficaz dirigida por un terapeuta que te parece un idiota insensible al que no le importas nada; ¿funcionaria? Pues no.

Te pongo un ejemplo que viví en mis propias carnes. Te puedo asegurar que la hipnosis funciona, yo no sé nada de hipnosis, pero la probé como conejillo de indias en la Facultad de Psicología y me hipnotizaron. Fue increíble; hasta ahí puedo contar.

Tenía 20 años, quería ser hipnotizado y me dejé hipnotizar. Estoy convencido ahora con 23 años más, que ni el mejor experto en hipnosis podría hacerlo “sin mi permiso”.

Hay que querer, querer.
En 100 días si quieres, puedes.
No te quito más tiempo.

PIDE CITA

Un gran cambio siempre se inicia con un pequeño gesto.
The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)