El año pasado os deseé un imperfecto 2019. Este año, y en búsqueda de la nada recomendable perfección, comparto con vosotros 12 claves para cumplir los buenos propósitos… y para animarte a la lectura, una confesión vergonzante.

Soy un defensor de que no pasa nada grave por abandonar unas las clases de pintura o dejar de hacer runnig a los tres meses de empezar o pagar la matrícula de un curso de inglés o de Chi Kung y luego ir solo las tres primeras semanas.  

Siempre defiendo que son periodos de ensayo, de búsqueda y de aprendizaje. Si lo has intentado y has pasado uno o dos meses entretenido. ¡Enhorabuena! Intentarlo es más guay que quedarse en el sofá lamentándose de que estás solo o aburrido.  TODO es mejor que quedarse en casa viendo Sálvame.

Muchas personas confiesan con pena o desesperanza que no son constantes y que abandonan las actividades o hábitos que se proponen. Esto les provoca una sensación de fracaso y una magulladura grande en su autoestima.  Lo consiguen un tiempo, unas semanas o unos meses, pero luego abandonan sus buenos propósitos.

Suelen tener un discurso de admiración hacia las personas que son perseverantes y que terminan cualquier proyecto que emprenden. Esos espartanos/as que nunca conjugan el verbo: procrastinar.

Detrás de esas dificultades para cumplir lo que se proponen a veces hay creencias falsas sobre sus propias capacidades. Pongo tres ejemplos:

  • No puedo madrugar.
  • Aunque lo intente, no puedo tener la casa ordenada.
  • Me gustaría desayunar, pero a esas horas no me entra nada.

Si nos ponemos serios: Puedes madrugar, ordenar ese cajón desastre y desayunar. Eres capaz de eso y de mucho más. No tienes ninguna tara que te impida forjar esas hazañas.

Que te cueste (*) hacerlo en un primer momento, no significa que NO PUEDAS.

* Donde digo cueste digo: cueste, incomode, canse, fastidie, importune, angustie, estrese…etcétera, etcétera.

Repito: Que te cueste (*) hacerlo en un primer momento, no significa que NO PUEDAS.

CLAVE 1. DEFINE BIEN LO QUE QUIERES LOGRAR. SÉ ESPECÍFICO Y ESCRÍBELO EN UN PAPEL.

El objetivo: Ahorrar para ser feliz, está mal definido. Los objetivos deben ser específicos, deben incluir variables de tiempo y estar asociados a una conducta.

Un objetivo bien definido y escrito aumenta las posibilidades de cumplimento. Te pongo un ejemplo: Quiero ahorrar 150 euros al mes, durante 7 meses para irme de vacaciones en agosto de 2020 con un presupuesto de 1050 euros. Eso de “ser feliz”, pues ya se verá.

La conducta asociada es: voy a programar una transferencia automática para que el primer lunes de cada mes, pasen los 150 euros a una cuenta que se llamará “VACACIONES”.

CLAVE 2. CUESTIONA TUS CREENCIAS Y DEJA DE INSULTARTE.

Revisa y cuestiona tus creencias limitantes. Si piensas: Yo es que no puedo leer un libro; soy un poco tonto y no me concentro. Jamás terminarás un libro.

Es más fácil que consigas tu objetivo sí no te insultas y piensas de forma realista. Todas las personas que saben leer, pueden leer un libro.

Existen un montón de pensamientos automáticos, que damos como ciertos y que no lo son. Como tendemos a olvidarlo, te lo recuerdo: No puedes adivinar el futuro o leer las mentes. Aunque a veces creas que sabes que pasará o que piensa el otro. 

CLAVE 3. NO HABLES CONTIGO MISMO, SOLO HAZLO (JUST DO IT)

¡SILENCIO!  No dialogues contigo mismo. Si te propones: Voy a levantarte a las 6:30, para estudiar una hora de 7 a 8 h antes del ir al trabajo.

Cuando suene el despertador levántate –sin piedad- y si te quejas mentalmente y dices eso de: tengo sueño, 5 minutos más, mándate callar.

“No hables contigo mismo”. Como dice el anuncio de Nike: Just do it. Solo hazlo.

Levántate, son las 6:30, claro que tienes sueño. Da igual. Nadie te ha preguntado si tienes sueño o no 😉

CLAVE 4. PÓNTELO FÁCIL. PREPÁRATE PARA MAÑANA.

Póntelo fácil, pon a tu servicio la logística.  Imagina que quieres salir a correr por las mañanas. Si frente a tu cama en una silla dejas preparado la noche anterior la camiseta, el pantalón, la ropa interior, la riñonera con las llaves y los cascos de música y las zapatillas…y nada más levantarte te vistes de runner, en tan solo tres minutos ya este disfrazado para salir a correr.  Así es más fácil.

CLAVE 5.  POCO A POCO Y CON LÓGICA.

A veces un “exceso” de motivación y autoconfianza genera lesiones. Si llevas 10 años sin coger un libro y te vas a presentar a unas oposiciones, lo lógico es que construyas el hábito de estudio poco a poco. Si la primera semana te encierras en la biblioteca y estudias 50 horas, seguramente te saldrá un esguince en el coco. Si no has corrido nunca, el primer día toca: correr 100 metros, andar 100 metros, correr 100 metros, andar 100 metros… Al día siguiente, 200 metros…y así hasta correr tu primer kilometro.  Poco a poco y todas las semanas. 

CLAVE 6. REFUÉRZATE… Y NO TE COMPARES.

El refuerzo mental, por ejemplo decirte: He podido con tema 7 ¡soy un campeón! aumenta las posibilidades de seas perseverante. La voz amiga siempre ayuda.

Comprarte ese paquete tan chulo de rotuladores fluorescentes como premio por haber estudiado durante la semana aumenta tus posibilidades. El capricho te lo debes dar después de estudiar, no antes. ¡Hazme caso! Esto es psicología básica de primero de carrera.

No minimices nunca tus éxitos. Si nunca has leído un libro, leer medio capítulo es todo un logro. Prémiate. Reconoce tus éxitos por pequeños que sean. No te compares, salvo contigo mismo cuando no hacías nada.

CLAVE 7. IDENTIFICA “TUS PUNTOS DÉBILES” Y SOLUCIONA.

Pero ¿qué hago si un día no cumplo con lo que me he propuesto?

Te propongo dos pasos: 

  1. Lo antes posible, averigua los motivos del incumplimiento: ¿Creencias limitantes? ¿Falta de logística? ¿De asertividad?…Identifica los motivos por los que “fallaste”.
  2.  Intenta prevenirlo para el próximo día.  Anticípate a la dificultad que te ha hecho “equivocarte”.

CLAVE 8.   NO TE RINDAS Y A VECES PÓNTELO DIFÍCIL.

Métete en la cabeza: Prohibido rendirse. Perderás algunas batallas, pero compromete a ganar la guerra.

Y otra cosa… de vez en cuando póntelo difícil.

¿No decías que nos los pusiéramos fácil?

Sí, póntelo fácil y algunos días… rétate.

  • Sal correr bajo la lluvia y con frío.
  • Recoge la casa un día que llegues reventado del trabajo.
  • No estudies un tema, que sean dos.
  • ¿25 abdominales? No…haz 50.

Después, tendrás las endorfinas cantando Paquito chocolatero.  Como dicen los pijos: te sentirás superguay y superorgulloso.

CLAVE 9. IMITA AUNQUE NO LO SIENTAS O NO TE APETEZCA.

Soy fan de la imitación. Como broma, como confesión y como ejemplo os cuento una cosa personal y como anunciaba, algo vergonzante.

Cuando era adolescente adquirí dos hábitos, uno bueno y otro malo. El de la lectura y el de fumar. Leía y fumaba en los parques y en los bares.

Me da corte decirlo pero estaba imitando un arquetipo de lo que yo creía que era un tío interesante y bohemio. A veces no me enteraba mucho de lo que leía porque estaba más pendiente del postureo y de ligar que de otra cosa. (Me rio cuando escribo esto).

A veces cuando imitamos a personas “que no somos” terminamos convirtiéndonos “personas que sí somos”.  Yo me convertí en fumador. Aunque parezca tonto: Después imité a los no fumadores y me convertí en exfumador.

Por ejemplo: Si tú imitas a un compañero de trabajo que siempre tiene su mesa ordenada, terminaras siendo una persona que tiene su mesa ordenada. Nadie notará la diferencia. Observas e imitas.

Si imitas en su gusto por madrugar a Haruki Murakami, Ernest Hemingway, Thomas Mann o Jane Austen, te convertirás en una persona madrugadora.

CLAVE 10. MODIFICA TU NARRATIVA. VACILA.

Para mantener los buenos hábitos hay que vacilar. Contar, así como sin darle mucha importancia eso de:

  • Yo antes era un tío que cerraba los bares y ahora abro gimnasios a las siete de la mañana.
  • A mí antes me costaba madrugar, ahora me levanto como Murakami, a las 4 de la mañana.
  • Yo antes era una tía que me comía para desayunar 3 bollos  y ahora tengo mi Instagram lleno de desayunos saludables que me como cada mañana.

Cambia el rollo quejicoso y cuenta en plan vacilón eso de: Yo antes…y ahora…

CLAVE 11. NO TE MIENTAS.

En consejo es claro y breve. Si dices voy hacerlo, no te mientas y hazlo. No te cuentes historietas.  No des la barrila. No te propongas objetivos si no vas a luchar con uñas y dientes por conseguirlos.

CLAVE 12.  DIFERENCIA EL DEBO DEL QUIERO.

Las personas hacemos lo que queremos, no lo que debemos. Todos/as tenemos un alma un poco anarca y contestona.

Por ejemplo si nos decimos DEBO dejar de fumar o DEBO hacer el ejercicio, no seremos constantes. Si decimos, creemos, sentimos, pensamos…QUIERO dejar de fumar, QUIERO hacer más deporte. Es más fácil que lo logremos.

ESPERO HABEROS INSPIRADO PARA LOGRAR VUESTROS BUENOS PROPÓSITOS.

Si  buscas lograr objetivos, cuenta conmigo…Entre otras cosas estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC) ® Nº 69 por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Te deseo un feliz año, lleno de lucha, de descanso, de búsquedas y de buenas historias.

Un abrazo grande.

PIDE CITA

Un gran cambio siempre se inicia con un pequeño gesto.

The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.
Comparte: