Escribir este artículo me ha costado muchísimo esfuerzo. Bueno, no escribir este texto que lo he escrito en un par de horas, sino escribir lo que escribo mensualmente para mí blog. Siempre lo público en la primera semana y en esta ocasión lo estoy haciendo en la tercera.

Estaba bloqueado. Tenía ideas, es más, he escrito y no es una exageración más de cinco borradores sobre temas muy distintos.

Los temas eran:

  • Cómo conseguir objetivos.
  • Una reflexión, sobre el amor romántico y el cine.
  • Una defensa del laconismo, la brevedad y la simpleza a la hora de pensar y hablar. 
  • El runnig como metáfora de la vida. (Ahora me ha dado por correr).
  • Otro que se llamaba: Siempre nos quedará la belleza. También tirando de cine y de la película Casablanca y de American Beauty.

Estaba bloqueado. He invertido muchísimas horas. Y me repetía:

  • Estoy bloqueado.
  • Vas con retraso. ¡Mira que día es!
  • Este texto no se entiende. Eres un pedante.
  • ¿A quién le importa la mierda que estás contando? 

He hecho lo que NO hay que hacer, con la culpa además de saber que todos mis pensamientos eran creencias limitantes o lo que otros llaman distorsiones cognitivas.

Vamos que me he metido mucha caña y me he tratado un pelín mal. Mis pensamientos se han convertido en mis enemigos y han conseguido durante días bloquear la escritura y hacerme sentir un idiota.

Cuando escribía de amor y cine, pensaba:

  • Eres un flipado ¡Qué! ¿te crees José Luis Garci?

Cuando escribía sobre los espartanos y su gusto por el laconismo:

  • Defiendes el laconismo pero te enrollas como las persianas.
  • Además… a ver si vas a meter la pata con algún dato histórico.

Y si escribía sobre el running…en la misma línea me decía:

 

Ya sabéis ese refrán que dice: En casa del psicólogo, cuchillo de palo. Mi diálogo interior era rígido, violento, duro…destructivo.

Los psicólogos, los buenos, también y a veces tenemos ansiedad o nos tratamos mal. Si te encuentras alguna vez con un psicólogo que no haya tenido miedo, haya sufrido un desamor, no discuta con sus padres de vez en cuando, sufra obsesiones o crisis varias, etc.…huye es un psicópata o un androide con menos sentimientos que los replicantes de Blade Runner.

Os cuento lo que os quiero contar. Durante estos 15 días se me había olvidado: LA VOZ AMIGA.

La voz amiga. Es una expresión que utilizo con las personas con las que trabajo. Les digo, hasta la próxima cita haz lo que puedas, ve poco a poco, paso a paso y…

Acuérdate de la voz amiga, habla contigo misma como si fueras una amiga en las situaciones en las que te descubras tratándote mal.

Cuando las personas están sufriendo, les pido que imaginen que alguien que les quiere les habla y les anima, les perdona, se muestra comprensivo con la dificultad y que es muy paciente y cariñoso en aquellas situaciones que les generan dolor, dificultad o ansiedad.

La voz amiga (e interior) es la que es capaz de poner en valor el pequeño éxito, el paso, la voluntad de mejorar…nos perdona el error. Nos dice eso de:

¡Vamos! Tú puedes. No es tan grave. Mañana te saldrá mejor. No abandones. Un fallo lo tiene cualquiera. Eres un ser humano y por eso te puedes equivocar. Sigue.

También a veces te dice eso de…Hoy toca manta, helado, peli y sofá. Coge fuerzas para mañana. No te hace sentir culpable si un día no tienes ganas de luchar o de escribir artículos para un humilde blog de psicología.

La voz amiga es útil en cualquier situación: una separación, tener celos, sufrir ansiedad, tener problemas de erección, intentando generar hábitos saludables, querer romper una pareja o intentando arreglarla…

Cuando olvidamos la voz amiga, nos bloqueamos y decimos eso de:

NO SÉ Y NO PUEDO.

Este artículo está escrito gracias a la voz amiga que me ha dicho lo siguiente:

  • Si sabes.
  • Si puedes.
  • Te has comprometido a escribir un artículo al mes, pero si no puedes no es el fin del mundo. No pasa nada grave.
  • Escribe como sabes, lo haces bien.
  • Escribe con cariño, intenta ayudar a quien te esté leyendo.

Pues este es el artículo y como al final lo he escrito, mi voz amiga me refuerza y me dice.

  • Miguel, eres un campeón. Lo has conseguido una vez más. Eres un luchador.  

Si últimamente tu voz es tu peor enemigo, pídeme una primera cita gratuita y nos ponemos a buscarla. Estar, está.  Lo sé y lo sabes. Puedes. ¿Vamos juntos/as?

 

¿Una sesión gratis?

Un gran cambio siempre se inicia con un pequeño gesto.
The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)

Comparte: