Este es un artículo casi-valiente que va sobre la imperfección, el humor y mis miedos. También te desvelaré en primicia que la hierba pica. Sin duda una lectura irresistible.

Alcemos las copas: La verdad nos hará libres.

Como creo en esta frase tengo que decírtelo:

Tú eres imperfecto, él es imperfecto, nosotros somos imperfectos, vosotros, ellos, tu cuñado –especialmente-, tu madre y tu hermano. En la misma línea, tu pareja, tu jefe, los camareros y los conductores. Somos todos imperfectos. Cuando antes lo aprendas, antes te curarás de ti mismo.

Soy imperfecto, aunque nadie lo diría…Lo soy.

Los objetos, los regalos, las películas, las canciones, son imperfectas.

Este es el artículo más imperfecto que he escrito. Luego te cuento el motivo.

A pesar de tu buena vibra con el año nuevo, la agenda recién comprada, la lista de buenos propósitos…el 2019 será imperfecto. Sólo podemos aceptarlo. No sufras.

Habrá más de un día en que encontraremos la mejor excusa del mundo para no ir al gimnasio, no hacer el tema 7 de libro de inglés y fumarnos un cigarrillo después de once meses sin fumar.

En la agenda de este año, habrá tachones, como en la del año pasado.

También, y hablando de WhatsApp, pulsarás “enviar” en al menos tres ocasiones y te arrepentirás de haberlo hecho, pondrás tu mano en tu frente y dirás dramáticamente ¿Por qué lo he hecho? ¿Por qué no puedo tener la boca cerrada?

Queridos lectores alcemos las copas de champán (con o sin alcohol) y brindemos por un 2019 lleno de imperfecciones y cagadas.

Como no puede ser de otra manera, al beber el champán se cae por las comisuras de los labios, de ahí a la barbilla… ¡Feliz 2019!

Donde digo imperfecciones digo: errores, traspiés, desencuentros, manchas, desaciertos, pérdidas de control y orina, tristezas lógicas y absurdas, desatinos y demás cacas.

Vivir es eso (y lo contrario). No hay psicopatología (No vayas al psicólogo, ya me las ingeniaré para pagar las facturas). Porque eres un ser humano, serás imperfecto.

En el 2019, habrá días donde nos comerá la ansiedad y nos preguntemos eso de qué c*** he hecho con mi vida.  No pasa nada, la ansiedad se pasa y las preguntas que tiene que pasar, también.

 

¿Por qué este artículo es imperfecto?

 

Porque lo he escrito yo, un ser imperfecto.

Llevo casi dos meses sin escribir. Las redes sociales (Facebook, LinkedIn, Twitter, Instagram ) están medio muertas desde hace casi 60 días.

Escribía cosillas, ideas sueltas… pero estaba bloqueado y no era capaz de terminar de escribir ningún artículo. Los consideraba imperfectos y por tanto no publicables. Escribir es una actividad muy costosa, es necesario exponerse, que se te vea el plumero y sobre todo vencer el miedo al miedo de que nadie te entienda.

En un artículo nunca es posible explicarlo todo, y no explicarlo todo me cuesta mucho. Puedo decir que me vuelve loco, porque toda frase es verdad y mentira, tiene un matiz oculto y nunca termina de revelar una idea perfecta.

A pesar de NO ser un artículo perfecto he decidido publicarlo en un acto de militancia en defensa de la imperfección.

(¡Qué sea lo que decida la diosa de la viralidad! No he seguido ni una sola regla de lo que te dicen los expertos en blogs, marketing y posicionamiento en Google).

 

El humor nos hará libres.

 

Mi tendencia, sobre todo cuando escribo escora hacia la tontería, a la ironía y al doble sentido. La verdad nos hará libres, pero sobre todo creo que el humor nos hará libres.

Reírse es la solución a muchos problemas y muchas veces la única manera de reírse es someterse a la imperfección de la vida…aceptar la sensación de sinsentido y del absurdo.

Reírse, es una forma de abandonar las luchas infructuosas. Reírse para rendirse. Rendirse, en el mejor sentido de la palabra.

La risa frente al fracaso, es un síntoma inequívoco del éxito personal. Cuando logramos sonreír ante un gran fiasco o ante un temor, es que estamos curados. Ya nada, ni nadie puede hacernos daño.

Hay mil formas de reír, todas son buenas y sanadoras. ¡Benditas sean las personas que se ríen solas por la calle!

Reírse por dentro, para mí es de las mejores risas. Para gustos, colores.

Uno se puede reír hasta de la muerte. Piensa en Leónidas y en los 300 espartanos frente al formidable ejército persa… sonreían serenos ante una muerte segura.  (Es fácil sonreír con semejantes abdominales; todos sabemos que eran maquillaje).

Reírse de nosotros mismos es darle una patada en el culo al Narcisismo. Sonreír aunque tengamos los dientes amarillos.  Sonreír, aunque nos cueste… (Dientes, dientes…)

Cuando eres capaz de reírte de que tu pareja te abandonara en una gasolinera –como el perro del anuncio.- después de siete años de amor incondicional, es que el humor te ha librado de perder otros siete años lamentándote.

El tiempo pasa, por eso creo en la psicoterapia breve centrada en soluciones.

Recuerdo un caso de un hombre que llego lamentándose de que su mujer le había dejado, y terminó riéndose a carcajadas diciendo: No sé como no lo hizo antes…soy insoportable.

Claro que a veces cuesta llegar a ese punto de la risa frente al absurdo y al abandono, pero es posible. El gran psicólogo Groucho Marx decía: No reírse de nada es de tontos, reírse de todo es de estúpidos.

Riámonos en el 2019…de casi todo.

 

¿De qué tengo miedo?

 

De que no me entiendas. De no poder explicarte que sonreír ante el dolor a veces es la única salida. No somos tan importantes. La risa es algo que está mal visto; parece que reír y sonreír no es profesional, ni científico, ni serio.

Hay muchas formas de ser psicólogo, pero cuando puedes reír o sonreír con un paciente, la mitad del camino está hecho.

Yo no sé qué hago aquí escribiendo este artículo. Pero lo hago, a pesar de ser un artículo imperfecto y a riesgo de perder algún cliente potencial que sea férreo defensor de la seriedad.

Para este 2019 te animo a reír todo lo que puedas… y también a ponerte serio cuando toque. No quiero movidas.

Tengo miedo de que alguien pueda pensar que buscar la risa ante el dolor es una frivolidad, pero es curioso que muchos clientes cuando acuden a consulta y estamos buscando objetivos, te dicen: quiero reír, como me reía antes…a carcajadas.

La risa ha sido perseguida, porque al reír somos capaces de liberarnos y vencer el miedo. Reírse de lo humano y de lo divino, es meter gas helio al cuerpo….te eleva, te permite coger distancia y darte cuenta de que nada es tan importante. Que lo que nos pasa, en la mayor parte de las ocasiones no es tan grave. Que podemos seguir, que hay camino… aunque no fuese el primero que elegimos.

En la película del El Nombre de la Rosa, unos de los monjes malos y feos dice:

La risa es un viento diabólico, que deforma las facciones de la cara y hace que los hombres parezcan monos.

Sean Connery, que es listo, guapo y bueno dice:

Los monos no ríen. La risa es propia del hombre.

Según escribo esto, sonrío y tengo menos miedo.

 

La hierba pica.

 

A veces cuando paseamos por un parque un día soleado podemos contemplar sobre la hierba una suerte de imágenes que nos evocan paz, armonía y tranquilidad.

Vemos a un chico con pinta bohemia con la espalda apoyada en un árbol leyendo un libro, una chica rubia platino practicando meditación, una pareja de adolescentes besándose dulcemente abrazados sobre el césped, un señor de mediana edad sin zapatos y con el yugo de la corbata aflojada tras un día de oficina.

Miramos el cuadro y pensamos que estas personas son perfectamente felices…

Pues NO. Nada es perfecto.

  • El chico bohemio lleva intentando leer la misma página media hora…no es capaz de concentrase.
  • A la rubia platino se le está quedando el culo frío, porque le hierba está mojada.
  • Uno de los adolescentes (según mueve la lengua de un lado a otro) piensa ¿Quién me manda liarme con un fumador?  Y el otro: A mí quien me gustaba era su amigo.
  • El señor de la corbata aflojada, está pensando: la hierba pica.

 

  La hierba pica, nada es perfecto. Te deseo un imperfecto 2019

¿Hablamos?

 

The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)

Comparte: