Si te han dejado alguna vez o has sido tú quien decidiste dejar a tu pareja o fantaseas con dejar o ser dejado, quizás te interese lo que cuento. Vamos, te interesa, sí o sí.

Este artículo está basado en hechos reales. Eso no significa que todas las separaciones sean iguales.

Casi siempre las separaciones se realizan a dos velocidades, como diría Chenoa, cuando tú vas yo vengo de allí. Hablaré de esas separaciones donde a uno “le dejan”, aunque vayamos por ahí diciendo eso de “lo hemos dejado”.

La otra opción es eso, de “me han hecho un favor” o “que a gusto me he quedado sin él/ella”

Siempre hay una parte que tiene menos ganas de seguir luchando. El equilibrio es imposible.

Comenzamos.

Escucho en sesión varias veces al año…

¿CÓMO PUEDE SER TAN FRÍO/A?

La incredulidad puede ir acompañada de rabia, desesperanza, desprecio o de fingida indiferencia.

También dicen eso de:

Estoy como una montaña rusa. No me creo que esté pasando esto. No entiendo nada. Sabía que la pareja estaba mal, pero ahora me trata como a un/a desconocido/a. Está frío/a. No le reconozco.

Las emociones son siempre platos combinados, y sí, la tristeza y la esperanza pueden sentirse al mismo tiempo que el miedo y la euforia. Esto lo desarrollé en otro artículo: Oda a las emociones mezcladas.

Las emociones siempre son una mezcla. Cuando alguien te deja, puedes sentir dolor, humillación y rabia, pero también ilusión de hacer borrón y cuenta nueva…con una pizca de agradecimiento.

Ves a tu pareja hacer cajas y vaciar los cajones. Te das cuenta de que no es un farol. Pensabas que la lealtad del otro era eterna. Actúa como si todo lo vivido no hubiera pasado.

Cuando te dejan, pasas por distintas fases que van desde la rabia, hasta la desesperación porque el otro regrese arrepentido. Que todo sea un mal sueño, rezan los ateos.

LA NECESARIA PELÍCULA DE BUENOS Y MALOS.

Se siente mucho, de forma intensa y dolorosa. Cuando sentimos mucho dolor, la capacidad de análisis se desvanece. No pasa nada, es adaptativo. Una fase necesaria. El resumen de la identidad del otro se resume en un taco con iniciales iguales a las de la marca de informática: H.P.

Si no estás en este momento en esta fase, sabes que todo es más complejo. Es un reduccionismo eso de yo soy muy bueno y el otro es muy malo.

Otros fingen una indiferencia impostada, intentando imitar la frialdad del otro, pero no es más que eso, un teatro que haga más soportable la realidad.

Se vuelve a la rabia, se pasa por la poesía, la balada y el bolero, se suplica un poco de amor, y otra vez la rabia por la frialdad del otro.

¿Cómo puede ser tan malo/a?

LA HERIDA NARCISISTA

¿CÓMO ME HA PODIDO HACER ESTO A MÍ?

…a mí, a mí, a mí.

Cuando te dejan se produce una herida en el orgullo. No te crees que otro se marche con alguien que él considera mejor o que prefiera simplemente no estar (mal) acompañado (de ti). Que no te quiera como pareja, que quiera otra vida, una segunda vida.

Jode, escuece…y al mismo tiempo se activan todos los disparadores del amor romántico, que como ya sabéis necesita de lo imposible para ser alimentado.

Amor y odio escrito en los nudillos buscan paredes donde hacerse sangre. El hate en la mano derecha y el love en la izquierda, los dientes apretados. La montaña rusa haciendo vueltas de campana.

La rabia puede hacer que te duela la tripa. El tiempo pasa lento. Lloras con los anuncios. Se deja de comer, o se come en exceso, se buscan mil maneras de hacerse daño: aislarse, drogarse, humillarse…acostarse con personas a las que en fondo detestas. Incluso hay gente muy desequilibrada que se apunta al gimnasio y contrata un entrenador personal. (No me he resistido a la broma 😉

 

Todo vale para no sentir que tu pareja se ha marchado para no volver. Subes contenido a tus redes para mandar mensajes de alegría o de tristeza, solo quieres que el otro haga algo. Como diría el espiritista, le dices a tu ex, si estás ahí, manifiéstate.

 

No se acepta que el otro no quiera decirnos nada, que no quiera volver a hablar, que nos diga eso de “ya hemos hablado, no quiero seguir”; lo que pasa realmente es que no quieres oír lo que te han dicho. Sé acabo, como diría Maria Jimenez.

Penas pensando que la foto que tú le hiciste en vacaciones es ahora la foto del su perfil de Tinder.

Superar ese dolor, pasa por comprender lo que ha sucedido.

¿QUÉ HA PASADO?

¿POR QUÉ UNA PAREJA SE ROMPE?

Todos dicen: quiero entender.

Si nos ponemos serios jamás podemos saber con exactitud que ha pasado, lo primero porque no contamos con los dos miembros de la pareja. Y aunque así fuera, tampoco los actores saben de qué va la película, tampoco el director y mucho menos los espectadores. En la analogía, los críticos de cine serían los psicólogos, y tampoco manejan todas las claves.

En las historias de amor suceden cosas que no ves, que no oyes, que no te cuentan. Hay cosas no se pueden contar.

Saber qué ha pasado al 100% es en sí mismo imposible. El momento en que un árbol cae al suelo, no explica los múltiples motivos por lo que esto sucede.

Quizás cayo una tarde de viento, pero no fue el viento quien lo tumbo. El árbol estaba enfermo, mal plantado, mal regado, mal nutrido, mal talado, mal acompañado…la tierra no era buena, el clima fue demasiado duro, el pulgón fulanito lo debilitó…etc.

No es una frase, ni un error, ni una situación concreta, lo que tumba a una pareja. Es una suma infinita de gestos, algunos invisibles, los que hacen que una de las partes decida que “hasta aquí hemos llegado”.

Lo importante es una vez más, aceptar que no sabemos al 100% qué ha pasado y aceptar que ha pasado: Los cajones de tu chica o de tu chico, están vacíos.

EL CABALLO CON LA PATA ROTA

Lo habitual es que la pareja esté “moribunda” y uno de los dos tome la decisión de matarla, como se mata a un caballo con la pata rota. Para matarlo hace falta una mano firme y una mente fría.

Y es en este punto del artículo, dónde se empieza a descubrir el pastel. La persona que te deja es fría porque necesita serlo.

La imagen cinematográfica de la compasión es la de un vaquero matando a su caballo herido. Ya no pueden viajar juntos, y el caballo está sufriendo.

¿CÓMO ES POSIBLE QUE SEA TAN FRÍO?

La respuesta es clara. Porque lleva meses contemplando la posibilidad de separarse y tú no. Lleva tiempo despidiéndose de ti. Lleva tiempo imaginando qué va a hacer justo después de cerrar la puerta.

Antes de decir me quiero separar, pasas meses fantaseando con la idea, buscando las fuerzas, sopesando los pros y los contras, y muchas veces intentando arreglar lo que está roto.

El «dejado» no se da cuenta de nada, no se imagina que el otro cada noche antes de dormir, y al levantarse se convence que tiene que ser valiente y hacer lo que sabe que tiene que hacer: separarse, marcharse del lugar donde no es feliz.

Matar la esperanza, decidir sin miedo; no dejarse atrapar por las lágrimas del otro o por las migajas de amor y de esperanza de que vendrán tiempos mejores.

SE SEPARÓ DE TI HACE TIEMPO.

Cuando el árbol cae, cuando suena el disparo, la mano es firme, la mente está fría, porque una de las partes se separó hace varios meses.

Te besó sin deseo, dejó de proponerte formas de ser más felices. Estuvo sin estar. Te miró y pensó que no eres tan guapo/a, pensó en lo mucho que se aburría contigo.

Esperó a sentirse fuerte, a sentir que no había otra solución y te dijo adiós.

RESUMIENDO

Está frío porque necesita serlo, y porque ya no quiere ser tu pareja.

Es duro y es verdad y no significa nada más que eso.

Cuando la partida está perdida es hermosa y elegante la imagen del ajedrecista tumbando el rey.

Acéptalo. Y a otra cosa mariposa.

Y sí, digo mariposa, porque después de una ruptura -si aceptas la realidad, analizas unas cuantas cosas y aprendes de tu pasado, sueltas lastre- puedes hasta volar.

Texto : Miguel Roa Psicólogo.

Foto: El maravilloso Robert Michum en “LA NOCHE DEL CAZADOR” (1955).

The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)