El título de este texto iba a llamarse: MANERAS DE VIVIR (a lo Rosendo Mercado), pero pensé que así a secas le faltaba gancho, a no ser que seas como yo un fan de ese temazo.

Pero realmente es el que más me gusta, luego verás por qué.

Luego pensé en otro con más punch:  BERENJENALES: ¿Dónde está escrito que tengamos que ser felices?

Porque este texto, como muchos otros, es un berenjenal. 😉

Sin más dilación empiezo con mi rollo:

¿Y SI SER FELIZ NO FUERA EL FIN?

¡Dios mío! ¡Oh my God! ¡Qué jardín! ¡Qué berenjenal!

Ya lo he dicho.

Ya puestos suelto sin pensar alguna pregunta más.

“A chorro; sin juzgarlas; a la piscina”.

Me pregunto más:

  • ¿Dónde está escrita la obligación de ser felices? ¿Quién lo manda? ¿Quién lo dice?
  • ¿Por qué tiene tan mala prensa la tristeza?
  • ¿Quién se beneficia de ese mandato tiránico? (SEA FELIZ)
  • ¿Por qué nos culpabilizamos cuando no logramos alcanzar la gran meta vital de la Felicidad?
  • ¿Por qué nos aislamos avergonzados cuando estamos decaídos y “sin ganas de vivir”?
  • ¿Por qué se nos etiqueta de enfermos o raros si no encontramos ninguna alegría en bailar la conga con una canción de Rafaela Carrá en unos salones de boda de la periferia de cualquier ciudad española?
  • ¿Por qué se nos etiqueta de radicales a los que pensamos que la propia existencia es un hecho intrascendente y sin absoluto sentido? Que afirmamos que vivir es un “sin sentido” sin estar deprimidos.
  • ¿Es la felicidad el fin?  ¿El éxito? ¿La paz interior? ¿El amor del prójimo? ¿El dinero? ¿La fama? ¿Es bailar la conga? ¿el Rock? …siguiendo la estela filosofal: ¿Qué hacemos aquí?  ¿Necesitamos una respuesta? (Quizás no)

Respondiendo a la primera pregunta.

¿DÓNDE ESTÁ ESCRITO QUE TENGAMOS QUE SER FELICES?

 

En ningún sitio y en todos los sitios. El nuevo y verdadero dios es la felicidad. Está escrito con tinta de limón y grabado en mármol con cincel. En los lomos del 90% de los libros de autoayuda.

Nos preguntamos ¿El sentido de vivir?

Respondemos como autómatas: Ser felices.

Que la vida deje sobre nuestra piel frambuesas y besos detrás de las orejas.

Sigo pensando:

¡Qué mal tenemos que estar para que haya tanta industria prometiendo la gran palabra que empieza por F. (Sigo refriéndome a la Felicidad)!

 

B= FELICIDAD

Queremos recorrer la mínima distancia entre los puntos A y B. Y quedarnos a vivir en B en un chalé con piscina y árboles frutales al lado de una granja de perdices.  Para que me entiendan los urbanitas: vivir en un apartamento acristalado desde el suelo al techo frente a Manhattan.

Tienes que ser feliz. Está escrito en mil sitios. Busca, busca…

Asociamos mucho ser felices a tener mucho dinero y también a no tener ansiedad.

Olfateamos el barro …buscando.

 

¿POR QUÉ TIENE TAN MALA PRENSA LA TRISTEZA?

 

Venga sin pensar. Lluvia de ideas.

Si estas triste, no produces. Te das de baja. No consumes. No viajas. No sales a cenar, ni a ganar. No te hipotecas pensando en dejarle algo a tus hijos. Te pones criticón. Sacafaltas. Te da igual lo que digan los tertulianos. No te maquillas. No te haces liposucciones. No inviertes. No intentas batir récords.

¿Pero la tristeza también da de comer a las farmacéuticas, a los psicólogos…?

Es verdad. La respuesta anterior no es perfecta, pero sí explica una parte.

¿La tristeza frena la rueda o la hace girar?

 

Cuando estamos contentos, pensamos menos, somos más conformistas, menos críticos. Todo nos parece estupendo. El sol brilla. Creas mundos interiores y desatiendes la miseria moral y económica del mundo.

 

Te sientas en las escaleras, bajo la estatua ecuestre de Alfonso XII y las barcas del estanque del Retiro con esta luz parecen un cuadro, una acuarela de endorfinas, aguada, dulce…de temperatura perfecta. Se posa un gorrión macho a tu lado, te mira, lo miras, os encontráis como hermanos…se va volando y el mundo se llena de espacio y posibilidades.

Es la brisa de la felicidad, un vientecillo que susurra: Todo está bien. Nada te falta, ni te sobra. La perfección. La ataraxia. No hay culpa, ni dolor.

 

¿PARA QUÉ SIRVE LA TRISTEZA?

 

La tristeza es un buen motor para los artistas. Quizás sea el gran motor. El único afirma más de uno/a.

Los artistas tristes se quedan más en casa escribiendo y pintando en vez de salir a emborracharse o a pasear de la mano con sus amantes. ¿pero a quién le importan los artistas? (A nadie). Las obras de arte sí, ya que son el mejor blanqueador de capitales.   Abstracciones que valen concreciones de dólares.

Quizás lo que mejor le viene al sistema es la montaña rusa. Estoy demasiado triste o contento. Demasiado algo.

Compra mi curso. Lee mi artículo. Toma mi pastilla. Ven a mi terapia. Sígueme en las redes. Por cierto, sígueme en las redes: MIGUEL ROA PSICÓLOGO.

El sistema crea necesidades, nos hace deseantes y por tanto infelices.

 

¿QUIÉN SE BENEFICIA DE ESE MANDATO TIRÁNICO? (SEA FELIZ)

No sé ¿los psicólogos? ¿las boticas? Pues un poco sí. No estéis tristes. Animaros, mirad el lado positivo. (Dicen los malos psicólogos).

Se beneficia: ¿Facebook? ¿Google? ¿Zara? ¿Mercadona? ¿Qué me pasa a mí con Mercadona?

Ser felices nos va bien a todos, a todas y a todes. Funciona todo mejor. Va todo más suave. Todo entra mejor.

MAQUILLAJE PARA EL ALMA

Nos forzamos, nos obligamos a ser felices, a parecerlo. Si no te gusta, cámbialo. Busca la felicidad. Prueba otra cosa. Compra otra cosa. ¿Una terapia diferente?  ¿Un filtro en Instagram para que el plomizo cielo se torne anaranjado atardecer?

Busca, Busca. Busca.

El movimiento genera energía y dinero.

¿Qué es si no la cosmética? Si no cubrir de pintura el dolor, el cansancio y el paso del tiempo.

Pienso en La marquesa de Merteuil -Glenn Close- en las Amistades Peligrosas, frente al espejo, mirándose esquiva sin polvos de arroz. Sola y solo sin maquillaje toma conciencia de quién es, de lo que ha hecho. De que la vida no era eso, que el poder y la apariencia no era el fin.

Pienso ¿Por qué has dicho “mandato tiránico”?

Porque no es posible obedecerlo. La felicidad no puede ser un estado continuo. ¿qué c+++ es?

Su indefinición es una catástrofe y a la vez una oportunidad.

 

RESUMIENDO:

 

Ser feliz es un mandato social.

Lo manda el sistema sociopolítico-económico-geo-estratégico-cultural-patrialcal-capitalista. 

Lo mandan “los expertos” que se benefician de dicho mandato. Incluyo a muchos psicólogos y a los vendedores de fajas reductoras.

 

¿POR QUÉ NOS CULPABILIZAMOS

…cuando no logramos alcanzar la gran meta vital de la Felicidad?

Nos dicen: lo estás haciendo mal. La culpa es tuya. Piensas mal. Idiota.

Tienes distorsiones cognitivas.

Te riges por los mitos del amor romántico.

Si eres pobre o sufres es porque quieres. Trabaja más, produce mejor.

Estamos educados en: “algo estoy haciendo mal”. Somos la Sociedad de la Culpa, del pecado, que nada tiene que ver con la Sociedad de la Responsabilidad y del Realismo.

Ser positivo ha pasado de ser una actitud o un estado de ánimo propio de algunas naturalezas humanas a ser una ideología dominante. Una dictadura. Una Teología para el “éxito”.

Si fracasas es tu culpa. Si te duele demasiado, es que eres demasiado sensible.

 

¿POR QUÉ NOS AISLAMOS AVERGONZADOS…

cuando estamos decaídos y sin ganas de vivir?

La culpa es la que echa la llave de la puerta de casa. Castigado -dice una voz mental-  por no ser feliz, exitoso, triunfador, potente, afortunado…nos escondemos. Nos encerramos en la cueva. Nos ponemos el pijama más feo que tenemos y nos dejamos devorar por el sofá, las mantas, la comida, y el maratón audiovisual sin sentido.

¿Quizás sea Amazon quién está detrás de todo esto? A Amazon le viene bien. Sí. Todos en casa comprando con esa tarjeta de crédito en forma de móvil.

Escondidos.

Como se esconde el animal herido, como se marcha el ciervo viejo y vencido, como el chaval o la chavala que se maquilla la arruga casi imperceptible para hacerse una foto, y como yo en un gesto automático escondo la barriga estirando la camiseta.

 

¡Que nadie me vea! He perdido. No he sabido ser feliz. Hacerlo bien. Estar delgado. Que me quieran. Tener un buen trabajo. Una economía saneada. Comprar un piso donde quepa una cama de 140 cm.

 

¿POR QUÉ SE NOS ETIQUETA DE ENFERMOS O RAROS…

 si no encontramos ninguna alegría en bailar la conga con una canción de Rafaela Carrá en unos salones de boda de la periferia de cualquier ciudad española?

Existe una persecución. Una conspiración que no es judeo-masónica, pero que sí es una conspiración.

No hay nada peor que ser un “triste”.

No hay nada peor que ser un “aguafiestas”, es mejor esperar a que estalle la burbuja inmobiliaria.

Se persigue al que no quiere bailar, ni divertirse, celebrar que un país a ganado un mundial.

¡Venga échate un bailecito! No seas soso.

Pienso: ¿no estaremos sobrevalorando la felicidad?  ¿la alegría? ¿el baile? ¿una sola manera de vivir?

Y si bailo, bailo a mi bola, sin clases, sin pasos palante ni patras, como Carlos Fuentes en la película Antártida (1995) en la escena de las fiestas del pueblo.

(Que película tan mala, y tan buena a la vezque bonita la voz de Ariadna Gil en texto que cierra la película).

A veces las películas, los libros, los artículos, son buenos y malos a la vez. Tienen sentido y no.  

Foto: Antartida. Ariadna Gil – María y Carlos Fuentes – Rafa. (Rafa es el chico que baila a «su bolita»)

¿POR QUÉ SE NOS ETIQUETA DE RADICALES EMOCIONALES…

a los que pensamos que la propia existencia es un hecho intrascendente y sin sentido ninguno?

Nadie sabe qué hacemos aquí.

Nadie te puede ofrecer pruebas que demuestren que la vida tiene sentido.

No pasa nada.

No todo tiene que pensarse en esos términos. (En los términos del sentido).

Estamos. Estamos bien a veces, o tras no. Eso no es tan grave.

En general no queremos morirnos. Eso está muy bien. Lo mejor, lo más importante.

Yo quiero vivir. No quiero que nadie se marche. Se puede vivir de mil maneras.

Hay vidas de grandes mujeres y grandes hombres que merecen ser al menos observadas, recordadas. No sé si fueron felices, pero vivieron a su manera.

Con eso me basta. (Lee si quieres mi artículo sobre el placer de admirar).

Somos micro-polvo cósmico. 

 

¿BUSCAR LA FELICIDAD ES EL SENTIDO DE LA VIDA?

¿Seguro? ¿Y si mi sentido es otro?

Y si tu sentido o el mío es conocer, pensar, sentir, equivocarte mil veces…volver a empezar. Quedarte perplejo. Entender. Hacerte más preguntas. Llorar a ratos, reírse a otros. Amar y odiar. Juntarse y separarse. Ilusionarse y decepcionarse.

El sentido es todo eso, agitado en una coctelera.

Buscar que tus pasiones sean como excavadoras y como apisonadoras. Todo a la vez.

Saberlo todo y no saber nada.

Provocar.

Interrogar.

Hacer reir. 

Mover «las cosas de sitio». 

Escribir. 

¿xxxxxx?

 

¿Y PARA TI?  ¿PARA QUÉ SIRVE LA TRISTEZA?

¿Por qué debemos valorarla?

Hemos visto que la tristeza es útil para que se mueva “el sistema”, pero también es útil para ti si sabes escucharla.

 

Sirve para avisarte. Como el testigo de un coche. Como una baliza en mitad del mar. Como un faro en la costa. Como un pellizco. La tristeza “bien escuchada” sirve para agarrarnos por las solapas, nos puede empujar a un lugar mejor, quizás a una forma de tristeza mejor. (o de alegría).

 

Aunque te suene raro: a veces toca estar triste. Te toca. Te toca hasta que te muevas. Hasta que entiendas. Hasta que decidas. Hasta que te “cosques” de qué va el asunto. Hasta que aceptes.

 

CONCLUYENDO:

 

¿Es la felicidad el fin?  ¿El éxito? ¿La paz interior? ¿El amor del prójimo? ¿El dinero? ¿La fama? ¿Es bailar la conga? ¿La ceremonia del rock?

Ni idea.

Sólo tú lo sabes. Hay muchas maneras de vivir (video con la canción) de estar, de existir. No es obligatorio ser feliz. No está escrito.

A mí me gusta eso de Rosendo diciendo eso de:

No pienses que estoy muy triste, si no me ves sonreír…es simplemente despiste, ¡maneras de vivir!

(…)

Me sorprendo del bullicio
Y ya no sé qué decir
Cambio las cosas de sitio
Maneras de vivir
Maneras de vivir.

The following two tabs change content below.
Soy Experto en Psicoterapia Breve. Licenciado en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y Master en Sexología por la Universidad de Alcalá. Estoy acreditado oficialmente como Psicólogo Experto en Coaching (PsEC)® Nº 69 Madrid. Hago Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones en consulta privada, doy clases y escribo. Si quieres más información estaré encantado de atenderte.

Latest posts by Miguel Roa (see all)